25 marzo, 2010

El Señor es la Encarnación Misma de los Vedas


La más poderosa sabiduría es una riqueza que se adquiere por gracia de la Madre Veda. Por esta razón, los antiguos videntes oraban a Dios de esta manera: "Querido Señor, eres la encarnación misma de los Vedas. No me des la carga de las riquezas mundanas, sino otórgame la sabiduría, que es la fuente de Paramaishwarya (el más alto tesoro). Estaré plenamente satisfecho con esa riqueza, y dado que es pasible de ser utilizada en Tu servicio, también Tú estarás contento cuando yo la tenga".
-Bhagavan Baba
Pizarra de Prshanti
25.03.2010

23 marzo, 2010

Kailvalya Upanishad


La indagación del Kailvalya Upanishad en la libertad suprema es el esfuerzo por conocer el secreto de la soledad total sin sentirse uno solitario... [...] Este es el secreto: cómo sentirse uno con todo el universo. Y si es posible sentirse unido a todo el universo, entonces uno es solitario sin la sensación de aislamiento. Este fenómeno es denominado kailvalya: soledad sin sentirse solitario.
(Osho: That are You)

--------------------------------------------------------------------------------


AUM

Que los diferentes miembros de mi cuerpo
—mi voz, mi nariz, mis ojos, mis oídos, mi fortaleza
y también los demás órganos de los sentidos—
sean nutridos y adquieran inteligencia.

Todos los Upanishads son manifestaciones del mismo Brahman.
¡Que nunca niegue al Brahman
y que el Brahman nunca reniegue de mí!
¡Que el dharma descrito en los Upanishads me pertenezca a mí, devoto de Brahman!
AUM
Paz, paz, paz.

***
 El sabio Asvalayan se acercó al Señor Parameshwar, el creador Brahma, y le dijo:
"¡Oh bendito! Enséñame el brahmavidya, la más excelsa ciencia de la realidad,
el sendero hollado siempre por las gentes de bien,
siempre oculto para el hombre.
Debido a él, los sabios, desembarazándose de todos sus pecados pasados,
alcanzaron el Purusha supremo, el Yo-búdico".

El gran señor Pitama, Brahma, le dijo:
"Conócelo mediante la fe, la devoción, la meditación y el yoga".

Ni mediante el trabajo, ni por estirpe, ni mediante riquezas,
sino solamente mediante la renunciación, se alcanza la inmortalidad.

Excediendo el mismísimo cielo, la Verdad última mora, radiante, en la cueva del corazón,
y el sincero buscador la alcanza.

Aquellos que han purificado su mente mediante la práctica del sanyas y del yoga,
aquellos que han comprendido el significado exacto de la ciencia espiritual contenida en el Vedanta de los Upanishads,
esos, por fin, son capaces de alcanzar el bramaloka, el mundo de Brahma.

Y, liberándose de todo, se esfuerzan por alcanzar la inmortalidad.
En un espacio lejos de cualquier molestia, descansando en una cómoda postura,
limpia y pura, con el cuello, cabeza y cuerpo alineados y en posición erecta; con una actitud mental de sanyas, habiendo controlado los sentidos, saludando al propio maestro, al gurú, con devoción,
meditan en el loto del corazón —el principio de devoción, inmaculado, puro, sin pesar, limpio y transparente.

De esta manera, mediante la meditación, alcanzan la realidad última,
la inimaginable e inmanifestada,
la primera de las infinitas formas, la siempre auspiciosa, la pacífica, la inmortal,
origen del creador, sin principio, evolución ni final; la única, no-dual, que todo lo permea, la consciencia, la dicha, la sin-forma, la maravillosa.

Mediatando en el Señor Parameshwar, el señor Supremo, el Todopoderoso, el de los tres ojos, el Siempre-silencioso consorte de la Madre Uma,
el meditador alcanza a Aquél que es el origen de toda manifestación,
el presenciador de todo, el que trasciende toda ignorancia.

Él es Brahma, Shiva, e Indra.
Es indestructible, supremo y auto-luminoso.
Es Vishnu, es Prana. Es el sol, el fuego. Es la luna.
Es todo lo que ha sido y todo lo que será, lo eterno.
Conociéndole, uno trasciende el aguijón de la muerte —no hay otra manera de alcanzar la libertad suprema.
Al vivirse uno mismo en todos los seres y experienciar a todos los seres en uno mismo,
se alcanza el Brahma más elevado —no hay otro medio.

Los sabios hacen de su consciencia el arani inferior, la varilla de (hacer fuego) agitar,
y del AUM, la varilla de agitar superior.
Y con la ayuda de ambos practican la agitación del conocimiento.
En el fuego del conocimiento, nacido de dicha fricción,
incineran todas sus máculas y alcanzan la liberación.

El Yo, engañado por maya, ejecuta todos sus actos identificándose con el cuerpo.
En el estado de vigilia es él, el Yo,
el que encuentra gratificación a través de los diversos objetos de disfrute: mujeres, vino, comida, etc.
En el estado de sueño con sueños, es el mismo ego individualizado el que experimenta placer y dolor en un campo de experiencias creado por su propia maya, la menos aprensiva a la realidad.
Durante el estado de sueño profundo, cuando todo se halla fusionado,
es subygado por tamas —la inercia— y la experimenta como felicidad.
Bajo el acicate de las acciones realizadas en previas encarnaciones,
el jiva regresa del sueño profundo al sueño con sueños o al estado de vigilia.

El jiva, el alma encarnada, nace de esta manera en las tres ciudades: los cuerpos burdo, sutil y causal, de donde todas las diversidades han brotado.
Cuando esos tres cuerpos se han disuelto por completo,
solamente entonces este alma se libera de maya y alcanza la dicha eterna.
De ésta nace el prana, los órganos, el espacio, el aire, el fuego, el agua y la tierra que todo lo soportan.

Eso que es el brahma supremo, el yo en todo, el anciano sostenedor del universo, más sutil que lo sutil, eterno,
Eso y únicamente Eso eres Tú.

Tú eres únicamente Eso.
Eso que ilumina el mundo de las experiencias
vive en los estados de vigilia, sueño con sueños y sueño profundo.

Aquél que realiza "Brahma y Yo somos uno", se libera de toda esclavitud.
Distinto de todo aquello que constituye
el experimentador —bhokta—, lo experimentado —bhogya— y la propia experiencia —bhoga—,
en los estados de vigilia, sueño con sueños y sueño profundo,

Yo soy el que todo lo presencia, el siempre auspicioso, la pura consciencia.
Soy el Brahma no-dual.
En mí y sólo en mí nace todo.
En mí y sólo en mí, existe todo.
En mí y sólo en mí, se disuelve todo.
Soy más pequeño que lo menor;también soy lo más inmenso.
Soy el cosmos maravilloso.
Soy el antiguo, el purusha, la base de todo.
Soy hiranyamaya, el efulgente, el siempre eterno.

Soy la incomprensible shakti, la energía.
No tengo manos ni pies.
Puedo ver sin ojos, oír sin oídos, saber sin intelecto alguno.
vacío de toda forma, lo sé todo, pero no hay nadie que me conozca a mí.

Soy la siempre pura consciencia.
Yo y sólo yo, soy el tema de los diferentes Vedas.
Soy el revelador de los Upanishads, del Vedanta y los Vedas.
Sólo Yo soy el verdadero conocedor.
para mí no hay ni virtud —punya—, ni pecado —papa.
No sufro destrucción alguna, ni he tenido nacimiento, ni tengo cuerpo, ni sentidos, ni mente.

Yo solo, soy el tema de los distintos Vedas.
Soy el revelador de los Upanishads, del Vedanta y los Vedas.
Sólo Yo soy el verdadero conocedor.

Para mí ni hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire, ni éter —akasha.
De esta manera, realizando la naturaleza de Paramatma, el Yo supremo, el que mora en la cavidad del corazón,
el que no tiene forma, el que excede toda comparación, advidya —el testigo de todo—, más allá de toda existencia o no existencia, uno alcanza el Yo supremo.

Así termina el Kailvalya Upanishad.

AUM
Paz, paz, paz.

21 marzo, 2010

El Rig Veda enseña la Unidad


El Rig Veda enseña la unidad. Exhorta a todo ser viviente a tener buenos pensamientos, orientados a buenos fines. Insiste en que todos los corazones deben estar cargados con los mismos buenos sentimientos. Todos los seres deben andar el camino de la Verdad, porque todos son manifestaciones de la misma Divinidad. Algunos creen que es nueva la lección de la unidad de la humanidad, y digno de alabanza el progreso hacia la misma. Este concepto ya se proclamaba en tiempos del Rig Veda, mucho más clara y enfáticamente que ahora. Todos son chispas de la misma llama de la Divinidad. El Rig Veda también demanda que no se impongan diferencias ni distingos, y que se cultive una actitud universal e inclusiva.

-Sathya Sai Baba

20 marzo, 2010

Los Vedas son los Más Antiguos Monumentos de la Victoria del Hombre Sobre Sí Mismo


9. Siempre tengan presentes el significado y el propósito de la vida. Tengan la vivencia de ese propósito y de ese significado. Ustedes son Eso; tal es la Verdad. Ustedes y lo Universal son uno; ustedes y lo Absoluto son uno; ustedes y lo Eterno son uno. Ustedes no son el individuo, lo particular, lo temporal. Sientan esto, sépanlo. Actúen de conformidad con ello.

El hombre fue dotado de dos dones especiales: la facultad del razonamiento y la facultad de análisis y síntesis. Utilicen estos dones para descubrir la verdad sobre sí mismos, la cual es la de todos los demás y de todo lo demás. Todos los países son sustentados y sostenidos por esta Tierra, todos son calentados por el mismo Sol. Todos los cuerpos son inspirados por el mismo Principio Divino; todos son movidos por el mismo motivador interno. Los Vedas son los más antiguos monumentos de la victoria del hombre sobre sí mismo, de su descubrimiento de la unidad subyacente en toda la Creación y de su palpitante contacto con la Verdad que unifica. Ellos afirman que "Dios es la realidad interna de todos los seres" (Saruabhutha-antharatma). "Todo esto se halla envuelto por Dios" (Isavasyamidam sarvam) y "Todo esto es Dios, Vasudeva" (Vasudevasarvamidam). El Principio Divino que está en todos y cada uno, es como la corriente eléctrica que hace brillar los focos de diferentes colores y diversas intensidades, que tengo aquí ante mí. El mismo Dios brilla en y a través de cada uno, cualquiera sea su credo, color, tributo o territorio. La corriente anima y activa todos los bulbos; lo Divino anima y activa a todos. Quienes ven diferencia se engañan; están confundidos por el prejuicio, el egoísmo, el odio o la malicia. El amor hace ver a todos como una sola familia divina.

- La Verdad ¿Qué es la Verdad?
Sathya Sai Baba

19 marzo, 2010

Estados en el Canto


Paramahamsa Yogananda ha explicado de manera muy bella los diferentes estados al cantar.
El sonido o la vibración es la más poderosa fuerza en el universo, y la música es un arte Divino para ser utilizado no para el placer, sino como una senda hacia la realización de Dios. Las vibraciones que resultan del canto devocional llevan al contacto con lo Cósmico. La Vibración o la Palabra (Verbo). "En el principio fue el Verbo, y el Verbo estaba en Dios y el Verbo era Dios".- San Juan, 1:1. Dios es la Palabra o Verbo o la Vibración Cósmica. 
Las palabras que están saturadas de sinceridad, convicción, fe e intuición son como bombas de vibración altamente explosivas que tienen el poder de romper las rocas de dificultades y de crear los cambios deseados.

Los cinco estados en el cantar son:
  • El canto consciente en voz alta
  • El canto susurrado
  • El canto mental
  • El canto subconsciente: cuando los cánticos son repetidos con gran devoción en soledad o en el canto congregacional, se descubrirá que los cánticos se repiten subconscientemente en el fondo de la mente, produciendo una gran alegría, incluso cuando uno esté en medio de una batalla de actividades. La entonación subconsciente se vuelve automática sólo cuando la mente repite un cántico en el trasfondo del pensar y la actividad.
  • El canto supraconsciente: gradualmente la repetición subconsciente se transformará en una realización supraconsciente, produciendo la real percepción de Dios. El cantar supraconsciente se da cuando las profundas vibraciones del cantar se convierten en realización y se establecen en las mentes supraconsciente, subconsciente y consciente.
Uno deberá profundizar cada vez más su canto hasta que todo él se vuelva subconsciente y luego pase al supraconsciente que le lleve a uno a la Presencia Divina.


15 marzo, 2010

Mandukya Upanishad

AUM,
el sonido eterno es la semilla de todo lo existente.
Pasado, presente y futuro no son más que
el despliegue del AUM.
Todo lo que trasciende
las tres dimensiones del tiempo, eso es en verdad el florecimiento del AUM.

Esta creación al completo
es, en último término, Brahman.
Y el Yo, es también Brahman.

AUM
Eso es el Todo,
Esto es el Todo
El Todo emerge del Todo;
el Todo surge del Todo y aún así,
es la Totalidad.

El Yo puro tiene cuatro aspectos:

El primero es el estado de vigilia,
en el que se experiencia la realidad común para todos
y en la que la atención se dirige hacia afuera,
disfrutando del mundo en toda su diversidad.

El segundo es la experiencia de mundos subjetivos,
como ocurre en el soñar.
Aquí la atención se dirige hacia el interior,
fascinada por las sutiles creaciones de la mente.

La tercera es el sueño profundo,
el descanso de la mente,
en la que la atención se encuentra suspendida.
Este estado más allá de toda dualidad,
del cual emergen todas las ondas de pensmiento,
es gozado por los Iluminados como un océano de silencio y felicidad.

El cuarto, dicen los sabios,
es simplemente el puro Yo
que mora en el corazón de todos.
Es el Señor de todo,
Aquél que Todo lo ve,
Origen y Meta de todo.
No es consciencia exterior,
ni consciencia interior,
ni es la suspensión de la consciencia,
ni es saber,
ni es no saber,
ni es el conocimiento mismo.
No puede ser visto, ni comprendido,
ni puede ser limitado.
Es inefable
y está más allá de todo pensamiento.
Es indefinible.
Solamente es conocido cuando te conviertes en Él.
Es el final de toda actividad,
silencioso e inmutable,
el Bien Supremo,
el Uno sin segundo.
Ése es el verdadero Yo.
al que has de conocer por sobre todas las cosas.

Este puro Yo y el AUM son uno.
Y los diferentes aspectos del Yo
corresponden al AUM y sus sonidos: A-U-M.

La experiencia del mundo exterior, corresponde a la A, el primer sonido.
Así se inicia y culmina toda acción.
Todo aquél que despierta a este aspecto actúa en libertad
y triunfa.

La experiencia del mundo interior corresponde a la U, el segundo sonido.
Así se inicia el sostén y la unificación.
Aquél que despierta a él, sostiene la tradición del conocimiento
y unifica las diversidades de la vida.
Todo aquello con lo que se encuentra,
le habla del Brahman.

El estado de sueño profundo corresponde a la M, el tercer sonido.
Así se inicia la medición y la fusión.
Todo aquél que despierta a este aspecto se funde con el mundo
y posee la medida de todas las cosas.

El Yo puro, sólo,
Ése que es indivisible,
Ése que no puede ser descrito, el Bien Supremo, el Uno sin segundo,
Ése se corresponde con la totalidad del AUM.
Todo aquél que despierta a eso se convierte en el Yo.

14 marzo, 2010

Cantar los Vedas: Once Maneras de Cantar


A los Vedas no se les dio una forma escrita sino hasta muy recientemente. Eran cantados o enseñados oralmente por el maestro al estudiante. El sonido de los Vedas protege al mundo en contra de todos los males. Nuestros antiguos videntes idearon muchas maneras para evitar que se deslizara hasta el más leve error en el canto Védico de manera como proteger el sonido de cambios y distorsiones.

El beneficio pleno de los mantras Védicos puede resultar únicamente si no se cambia palabra alguna y no se produce ninguna desviación no autorizada, hacia arriba o hacia abajo, de la nota durante la recitación. Por lo tanto se han introducido numerosas defensas en el sistema. Del mismo modo en que los modernos ordenadores usan esquemas de codificación y de redundancia para asegurar que no haya pérdida de datos, así también los antiguos videntes idearon métodos para preservar la pureza y precisión de los Vedas.

Un método notable fue inventado para asegurar que no se alteraran las palabras ni las sílabas. Según este método, las palabras de un mantra están enhebradas unas con otras en diferentes configuraciones y combinaciones para crear diferentes modos de entonación. Este complicado sistema de recitación fue ideado muy al principio con el objeto de preservar la pureza de la palabra, el sonido, la entonación, la pronunciación, el acento y la combinación de sonidos de los Vedas.

Se dispone tradicionalmente de once modos de cantar, los que se enumeran a continuación:



Método
Estructura del Himno
Notas
Vaakya/Samhita
1-2-3,                4-5-6,
…11
Sentencia con palabras directamente asociadas. Los mantas son cantados en el orden original (natural), sin configuración especial.
Pada
1,2,3, …..
11
Palabra por palabra.
La sentencia es disgregada a palabras o pada.
Krama
1-2, 2-3, 3-4, …
10-11
La primera palabra del mantra se agrega a la segunda, la segunda a la tercera, hasta completar toda la sentencia de los mantras.
Jata
1-2-2-1-1-2       //
2-3-3-2-2-3       //
3-4-4-3-3-4       //
4-5-5-4-4-5     // 11-12-12-11-11-12
Cada combinación de dos palabras es repetida hacia delante y hacia atrás. De este modo todo el mantra es cantado yendo hacia delante y hacia atrás.
Shikha
1-2-2-1-1-2-3     //
2-3-3-2-3-3-4     //
  
Al igual que el Jata, excepto que se usan juntas tres palabras. Estas se repiten hacia delante y hacia atrás. Así todo el mantra es cantado hacia delante y hacia atrás.
Mala
1-2. 6-6     //
2-3. 6-5     //…
12-12, 8-7     //
Un par ascendiendo, otro par descendiendo.
Rakha
1-2  2-1,  1-2     //
2-3-4, 4-3-2, 2-3     //
2,3,4… palabras hacia delante y hacia atrás.
Dhwaja
1-2/   12-12  //
2-3/   11-12  //…
12-12/   1-2   //
Un par ascendiendo, otro descendiendo.
Danda
1-2. 2-1     //
1-2. 2-3,3-2-1   //
7-8, 8-9, 9-10  
10-11, 11-12, 12-12   //
Un par ascendiendo, otro descendiendo.
Ratha
1-2 / 7-8     //
2-1 / 8-7     //
1-2 / 7-8     //
2-3 / 8-9     //
3-2-1- / 9-8-7-   ///…
6-6 / 12-12   //
Complejo ascendiendo y descendiendo.
Ghana
1-2-2-1-1-2-3-3-2-1-1-2-3   //
2-3-3-2-2-3-4-4-3-2-2-3-4   //
3-4-4-3-3-4-5-5-4-3-3-4-5   //
Complejo y muy difícil de dominar
(Ghana significa pesado).


Nota: Llamamos a algunos eruditos Védicos Ghanapaatin. Ello significa que han aprendido el cantar de la escritura hasta el avanzado grado del Ghana


El objetivo principal de recitar los mantras en estos diferentes modos es el no cometer errores en cuanto al significado y configuración del sonido originales de las palabras. Es por eso que el texto puro ha llegado hasta nosotros, a través de varios milenios, sin siquiera tener un texto escrito. A los Vedas se les dio un formato escrito sólo hace unos pocos siglos. Hoy en día, son muy pocos los que se dedican a aprender los once modos de cantar. Por lo tanto, no es de sorprender que no quede con vida sino un puñado de estudiosos Védico que puedan recitar el total de los once modos de entonar el Rig Veda.

12 marzo, 2010

Cantar los Vedas: Métodos de Canto




Métodos de Canto
Los mantras Védicos deben cantarse en voz alta, con la voz bien modulada como para que su sonido inunde al máximo el espacio circundante. El sonido de los mantras beneficia a la persona que los entona como a la que escucha, mediante la producción de vibraciones en los cuerpos de ambos. Esta es la razón por la cual los Vedas deben ser cantados con vigor, como para que su sonido llegue lo más lejos posible.
Cualquier cambio en la pronunciación o la entonación alterará la vibración generada mientras se entona el mantra. Dado que cada canto Védico crea una vibración específica, debe ponerse cuidado al cantar los mantras.
Los Vedas mismos, en el famoso canto shiikshaavallii, nos han dado los siguientes seis lineamientos guías: varNa, svaraH, maatraa, balam, saama, santaanaH.

Entendamos lo que ellos significan.

1.      varNa o pronunciación: la pronunciación de las sílabas sánscritas debe ser precisa. Muchos de los sonidos en este idioma y en especial en los Vedas, no tienen equivalente en ningún otro lenguaje. De ahí que éstos deben escucharse con atención para ser cuidadosamente repetidos. Ante cualquier duda, hay que usar el sonido como guía.

2.      svaraH  o entonación: la mayoría de los cantos Védicos tienen entonaciones o svaras –tonos o frecuencias altos, bajos y medios. A diferencia de otros mantras y oraciones que pueden ser cantadas de cualquier manera y también con notaciones musicales determinadas, los mantras Védicos deben ser recitados de acuerdo a su entonación. Dependiendo de la entonación, el canto de ciertas letras habrá de ser elevado a una octava más alta, en tanto que otras habrán de ser llevadas a una octava más baja. Las restantes habrán de mantenerse en la octava del medio. Las entonaciones de los cantos del Sama Veda son las más elaboradas y complejas. Cada una de estas svaraas crea vibraciones de diferente amplitud y frecuencia.
No se usan instrumentos musicales de acompañamiento puesto que los instrumentos agregan sus propias notas y vibraciones, que distorsionan la vibración resultante del canto. Hoy en día, muchas gentes han editado CDs que tienen una interpretación musical de los mantras Védicos con acompañamiento de varios instrumentos. Estas grabaciones son maravillosas para ser oídas. No obstante, al no seguir rigurosos lineamientos del canto Védico, no representan sino piezas musicales y no poseen el mismo impacto vibracional que el del canto vocal Védico original.

3.      maatraa o duración: esto se refiere a la duración de la recitación de las diferentes sílabas. Vocales breves toman menos tiempo que las largas. De manera similar, las medias consonantes toman menos tiempo que las llenas. Además, los cantos Védicos tienen maatraa especiales para ciertos sonidos que han de ser “arrastrados” por 2 o 3 unidades de tiempo. El ejemplo que sigue es tomado del Taittriya Upanishad.

Aham – annaado (2)
Kashchana gachchhatii (3)

4.      balam o poder o fuerza en pronunciarlas sílabas: generalmente, ciertas sílabas necesitan de más fuerza, por ejemplo, kh, gh, shh y así sucesivamente.

5.      saama o continuidad en la recitación. Los diferentes svaras o notas deben ser enlazadas de tal manera como para que el recitado suene continuo y no desarticulado. Hay que poner especial cuidado allí donde una entonación en una octava superior sea seguida de inmediato por una más baja.

6.      santaanaH o puntuación: los cantos Védicos no pueden ejecutarse de manera continua, sin una pausa. La pausa debe producirse en el lugar preciso.
A lo largo de los siglos, la gente erudita nos ha advertido en contra de los siguientes seis métodos de canto, que debieran seriamente ser evitados:

-         el cantar de manera cadenciosa (giitii).
-         el cantar muy rápido (shiighrii).
-         el mover la cabeza o el cuerpo con mucha fuerza mientras se canta (shiraH kampii). Generalmente uno habría de sentarse derecho, en concentración.
-         leer de la notación escrita (likhitapaaThakaH). Puede que uno necesite la letra en las etapas iniciales. No obstante, debe hacerse un intento por pasar más allá de esa etapa. Debe hacerse un esfuerzo serio por escuchar a menudo los cantos y memorizarlos.
-         cantar sin saber el significado del canto (anarthaGYaH).
-         recitar con una voz suave y débil (alpakaNTha).


Por lo tanto es muy importante aprenderse bien los cantos y entonarlos correctamente. Uno habrá de aprender con absoluta atención esforzándose por alcanzar el mejor nivel en la pronunciación y entonación correctas. Muchas personas vacilan en aprender los mantras empleándolo como excusa. Uno cometerá errores durante el proceso de aprendizaje. Mas mientras uno se de cuenta de este hecho y realice un esfuerzo sincero por aprender a cantar correctamente, los errores durante el aprendizaje se excusarán.
De hecho, es por esto que la mayoría de la gente termina la sesión de Canto Védico con el kshama prarthana –una oración rogándole al Señor perdonarnos por los errores en pensamientos y palabra cometidos al cantar. Con una práctica regular y dedicación se pueden eliminar todos los errores.


Los Vedas están al Alcance de Todos


Como los Vedas son vastos e ilimitados era difícil estudiarlos, y para cualquier persona ordinaria, hacerlo le hubiera llevado demasiado tiempo. Por eso fueron clasificados en cuatro grupos, para que pudieran estar al alcance de todos. Los "Riks" o himnos de alabanza al Señor fueron agrupados bajo el nombre de Rik Samhitha y Yajur Samhitha. Los poemas pasibles de musicalización se agruparon bajo el nombre de Saama Samhitha, y las fórmulas y encantamientos fueron compilados como Atharva Samitha. No hay asomo de conflicto en ninguno de estos textos. Han emergido para iluminar a las personas en diferentes etapas de conciencia, para beneficiarles con la Guía Divina y permitirles atravesar el mar del sufrimiento.
-Sathya Sai Baba
Mensaje de Pizarra, 12.03.2010

09 marzo, 2010

La Madre de la Religión


"El pasado de la India es tan antiguo y ha ejercido tal influencia en los orígenes de la civilización y la religión -al menos sobre prácticamente todo el Viejo Mundo-, que la gran mayoría de la gente podría afirmar que se trata, en efecto, de la etapa más temprana de nuestra propia odisea. [...] Las enseñanzas de la tradición védica -la primera de las enseñanzas espirituales del mundo y madre de la religión- contienen la más sublime e incluyente de las filosofías".

-On India's Ancient Past (1999)
Robert C. Priddy
Profesor de Hª de la Filosofía en la Universidad de Oslo

Los Vedas Incluyen Todo Conocimiento


Todo ser que vive en el mundo se esfuerza por poseer lo que desea, y evitar lo que le disgusta. Sepan que los Vedas (sagradas escrituras) instruyen sobre la manera de tener éxito en ambos propósitos. La palabra "Veda" deriva de "Vid", que significa "saber". Luego, Veda significa e incluye todo conocimiento. Los Vedas se ocupan de ambos tipos de conocimiento: el material y el espiritual. Establecen claramente lo que tiene que hacerse y lo que no tiene que hacerse. Cuando se siguen estas prescripciones y prohibiciones, se puede obtener lo bueno y evitar lo malo.

-Sathya Sai Baba
Mensaje de Pizarra
09.03.2010

08 marzo, 2010

La Importancia Excepcional de Los Vedas


Vedas es el nombre de una masa de Conocimiento Divino. Los Vedas enseñan aquella verdad que no puede ser rectificada ni revertida por el paso del tiempo a través de sus tres períodos - pasado, presente ni futuro. Los Vedas consisten en una colección de palabras que son la Verdad, las cuales fueron visualizadas por sabios que habían alcanzado la capacidad de recibirlas, en su conciencia iluminada. Los Vedas son en verdad el aliento mismo de Dios. La importancia excepcional de los Vedas radica en este hecho: los Vedas otorgan paz y seguridad a la sociedad en su conjunto. Aseguran el bienestar y la felicidad para todo el mundo.


-Sathya Sai Baba
Mensaje de Pizarra
Día 6.03.2010

01 marzo, 2010

Atma Puja Upanishad



1. AUM- Meditación es la constante contemplación de Eso.

2.La cesación de la causa de todas las acciones es aawahanam,la invocación.

3.El saber sin oscilaciones es asana, la postura.

4.El flujo ascendente de la mente es paddyam, el agua para el culto divino.

5.La mente constantemente apuntando hacia Eso es arghyam, la ofrenda.

6.El estar constantemente centrado en la Iluminación interior
 en el infinito néctar interno es el baño preparatorio para la adoración.

7.El sentimiento de Eso en todas partes es gandha, la única fragancia.

8.Establecerse uno en la propia naturaleza de testigo es akshat,
el arroz entero y sin descascarillar utilizado para el culto.

9.Crear el fuego de la consciencia en uno mismo es dhoop, el incienso.

10. Consolidarse en el sol de la consciencia es la única lámpara.

11. La acumulación del néctar de la luna llena interior es Naivedya, la ofrenda del alimento.

12. La quietud es Pradakshina, el movimiento en torno a Eso para la adoración.

14. El sentimiento de que yo soy Eso, So Aham, es la salutación.

15. El silencio es la oración.

16. Contentarse absolutamente es visarjan, la disolución del ritual de adoración.
Uno que así lo comprende es un Iluminado.

17. Yo soy ese absolutamente puro Brahman; realizar esto, es alcanzar la Liberación.

Related Posts with Thumbnails